BORGES Y EL ULTRAISMO PDF

A nadie le importa esa parte de su obra, fue un capricho de adolescente. Eran dos verdes amenazas de fidelidad eterna. Nada me costaba complacerla. Abrazo de Florencio con el rector y aplausos de toda la concurrencia.

Author:Daigar Tumuro
Country:Great Britain
Language:English (Spanish)
Genre:Environment
Published (Last):26 March 2018
Pages:359
PDF File Size:10.80 Mb
ePub File Size:20.61 Mb
ISBN:255-8-68444-330-4
Downloads:69590
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Akinos



A nadie le importa esa parte de su obra, fue un capricho de adolescente. Eran dos verdes amenazas de fidelidad eterna. Nada me costaba complacerla. Abrazo de Florencio con el rector y aplausos de toda la concurrencia.

Todos van de gabardina y abren el Wall Street Journal al mismo tiempo, como si los dirigieran a control remoto. Acostumbro tocar a la gente con la que hablo. Voy a rescatarlo de sus admiradores —y nos despedimos con un choque de manos tiesas. Estaba casada con un hombre que le doblaba la edad. Pobre Mercedes. Yo le gustaba a su piel, mas no a su conciencia. Un meticuloso robot hubiera hecho mi trabajo igual o mejor que yo. Hermosa gragea para el hocico de un erudito.

Viva el deporte de citar por citar. En el intermedio, forzada por las circunstancias, Mercedes tuvo que saludar a su temido vecino de butaca. Es que a veces necesito dejar bien claro que soy una persona independiente. Gladys Montoya dice que eres muy presumido. Yo quiero una mujer para toda la noche y ella me quiere para toda la vida. Apuesto que te pasas horas frente al espejo.

Creo que si la invito a mi departamento, esa misma noche hubiera pasado algo. La silueta de Florencio se recortaba contra la ventana. Metido hasta el cuello en las disputas del Academic Board, Murray llevaba la voz cantante. Sus cambios de conducta eran imprevisibles.

Mis excusas no disiparon su desconfianza. Ahora estoy muy cansada. Necesito calentar motores antes de volver a mi casa. Esa parte del tango era verdad pura. Florencio debe ser muy feliz contigo, estoy seguro.

Tienes que arriesgarte a las decepciones. Quiero dormir aunque sea tres horas. Estaba cediendo. Pocas mujeres se me han entregado con esa intensidad culpable. El tufillo positivista y neoliberal del ensayo no dejaba lugar a dudas. Ya lo quisiera ver preconizando la envidia constructiva en el Valle del Mezquital o en las favelas de Sao Paulo.

Antes me insultaba mejor. Vivo en el condominio de profesores. A lo mejor al final del curso. Mientras colocaba fichas a la buena de Dios pensaba en Florencio. Por consecuencia, tampoco deseaba humillarme, sino mostrarse paternal conmigo. Ni siquiera sabe tu nombre.

Cree que te llamas Eduardo. No quiero que tu mujer nos oiga. Yo no era un amante desechable. Necesito verte para un asunto urgente. Tuve que apartarla con delicadeza para que no me ensuciara el saco.

Nos besamos otra vez, ahora con ternura. Ni que fuera para tanto. La nota que me dejaste. Cree que pierde autoridad si le cede la palabra a alguien. Contigo no me da pena pensar en voz alta. Mi conducta era deshonesta, lo admito, pero a veces hay que obrar mal para hacer el bien. Cada tarde con ella era un alfiler clavado en su vanidad. Es indignante que lo quieran a uno por su opacidad. Mi objetivo era obligarla a cometer indiscreciones. Los dioses no sienten celos porque son autistas.

Como de costumbre, la universidad se autodespreciaba ignorando a sus profesores de planta. Y encima, Florencio aprovechaba la tribuna para lanzarnos tierra. Invariablemente pierde la batalla el hombre de letras. La broma de Florencio dio justo en el blanco, pero esta vez no me anduve con rodeos para devolverle el golpe. Hoy a las ocho de la noche date una vueltecita por el condominio de profesores, depto.

Nunca te dejes arrastrar por ese pecado. Gorbachov aprecia mucho a los intelectuales, pero detesta la impuntualidad.

S L BHYRAPPA BOOKS PDF

Borges y El Ultraísmo

JLB Movimiento potico que a partir de agrup a los poetas espaoles e hispanoamericanos que defendan una renovacin radical del espritu y de la tcnica a travs del empleo de las imgenes y la metfora. En Argentina estaba presente la influencia del modernismo esencialmente a travs de Leopoldo Lugones. Su apogeo se dio en el periodo entreguerras , aos de optimismo para la sociedad occidental, lo cual se vio reflejado en la esttica de sus obras. Las publicaciones ms famosas del ultrasmo fueron las revistas Prisma, Proa y Martn Fierro. En un manifiesto publicado en la prensa madrilea, el otoo de , el grupo ultrasta estableca lo siguiente: nuestro lema ser ultra, y en nuestro credo cabrn todas las tendencias sin distincin, con tal que expresen un anhelo nuevo. Ms tarde, estas tendencias lograrn su ncleo y se definirn. Por el momento creemos suficiente lanzar este grito de renovacin y anunciar la publicacin de una revista que llevar este ttulo de Ultra, y en la que slo lo nuevo hallar acogida.

JOANNE CIULLA PDF

Ultraísmo Literario: Inicios, Características y Representantes

.

LA NOURRITURE PRANIQUE HENRI MONFORT PDF

Jorge Luis Borges

.

ALUMINIO 5083 PDF

Borges y el ultraísmo

.

Related Articles